miércoles, 10 de febrero de 2016

Resultados definitivos de New Hampshire y reparto de delegados

Resultados de las elecciones primarias de New Hampshire (100% escrutado):


Republicanos (Votos emitidos: 284,120 )


Donald Trump 100,406 votos (35.3%) -> 10 delegados

John Kasich 44,909 votos (15.8%) -> 4 delegados

Ted Cruz 33,189 votos (11.7%) -> 3 delegados

Jeb Bush 31,310 votos (11%) -> 3 delegados

Marco Rubio 30,032 votos (10.6%) -> 3 delegados

Chris Christie 21,069 votos (7.4%)

Carly Fiorina 11,706 votos (4.1%)

Ben Carson 6,509 votos (2.3%)

Jim Gilmore 133 votos (0%)

Otros 4,857 votos (1.7%)


Demócratas (Votos emitidos: 250,974)


Bernie Sanders 151,578 votos (60.4%) -> 15 delegados

Hillary Clinton 95,249 votos (38%) -> 9 delegados

Otros 4,147 (1.7%)


En el lado demócrata existen también los llamados superdelegados, y Hillary Clinton cuenta con el apoyo de los 6 superdelegados (líderes e insiders del partido) de New Hampshire que no se elegían en la primaria. Así que, en realidad, la ex secretaria de Estado se va del estado de granito con el mismo número de delegados (15) que Bernie Sanders después de haber perdido las elecciones por 22 puntos. Clinton tiene ya comprometidos a cientos de superdelegados por todo el país. 



TOTAL DE DELEGADOS:


Demócratas (Se necesitan 2,382 para ganar la nominación)


Hillary
Clinton 394 delegados (362 son superdelegados)

Bernie Sanders 44 delegados (solo 8 son superdelegados)


Republicanos (Se necesitan 1,237 para ganar la nominación)


Donald
Trump 17 delegados

Ted Cruz 11 delegados

Marco Rubio 10 delegados

John Kasich 5 delegados

Jeb Bush 4 delegados

Ben Carson 3 delegados

Carly Fiorina abandona



"Aunque hoy suspenda mi campaña, seguiré viajando por este país y luchando por aquellos americanos que rechazan conformarse con las cosas tal y como son y un status quo que ya no funciona para ellos," dice Carly Fiorina (R) en la carta en la que anuncia que echa el cierre a su campaña presidencial.

Bernie Sanders recauda más de 5 millones de dólares en 18 horas

¡Bernie-mentum!


Christie ha descubierto que no puedes esperar demasiado para presentarte a Presidente


El Gobernador de New Jersey Chris Christie. (Foto: Getty)

Los que habéis seguido la trayectoria de Chris Christie (R) en los últimos cuatro años recordaréis que en julio de 2013, POLITICO publicaba un extracto de una entrevista que Dan Balz, el veterano periodista de The Washington Post, había mantenido con Christie para su libro sobre las elecciones de 2012 que se publicó aquel verano bajo el título Collision 2012. El Gobernador de New Jersey relataba para el libro cómo en la segunda mitad de 2011 fue cortejado por millonarios, operarios y líderes del partido que querían que se presentase a la Presidencia en 2012 porque el entonces Gobernador de Indiana Mitch Daniels les había dado largas y seguían sin confiar en las posibilidades de Mitt Romney.


"Locura. Llamadas no solicitadas desde todo el país... Llevaba en el cargo seis, ocho, nueve meses y estaba estupefacto... Recuerdo haber pensado, 'Esto es completamente surrealista y no lo que yo esperaba,' y no tenía ni idea de que se volvería aún más disparatado," decía Christie.


Recordaba cómo el ex Presidente
George W. Bush estuvo 45 minutos al teléfono tratando de convencerle, y admitía que llegó a consultar a estrategas como Karl Rove y Ken Mehlman.


Decía que en todo momento tuvo claro que
el 2012 era demasiado pronto para él, pero admitía que hubo un episodio que le hizo repensárselo. Fue cuando Ken Langone, uno de los empresarios minoristas más ricos de EEUU, le invitó a su casa de Nueva York para presentarle a "un grupo de amigos" preocupado por el futuro del país. Allí se encontró a 60 de los hombres más influyentes y ricos dispuestos a ayudarle en todo lo que necesitara para dar el Sí. Se mencionaba entre otros a John Mack (presidente de Morgan Stanley) y al industrial David Koch.


"Ser un Presidente exitoso depende de dos cosas, coraje y carácter. Usted tiene ambas y el país le necesita," fueron las palabras del ex Secretario de Estado Henry Kissinger, que habló en nombre de todos los presentes. A Christie, de 49 años entonces, no le quedó más remedio que prometerles que por lo menos se lo pensaría.


Todo aquello desembocó en una rueda de prensa el
4 de octubre de 2011 que puso punto y final a las especulaciones. "Esta no es mi hora," declaró.


Cuatro años más tarde hemos descubierto que se equivocó. Después del abrazo a Obama que nadie sabe si en realidad se produjo, el escándalo del puente, la caída de su popularidad en New Jersey, que debió saber que no sería eterna, el paso adelante de Jeb Bush, la sonrisa de Marco Rubio, la emersión de Scott Walker primero y de Donald Trump después, ahora la moda Kasich... muchos de aquellos 60 hombres ya no estaban esperándole en aquella sala.


Nada nos asegura que de haberlo intentando hubiera derrotado a Romney primero y a Obama después. Pero sí hubiera tenido una oportunidad clara que en 2015-16 no ha llegado a tener en ningún momento.


Moraleja: si tienes la popularidad, el interés de los medios, la plataforma, la financiación, los apoyos y el talento para presentarte a Presidente, no esperes; preséntate.

Chris Christie se retirará en las próximas horas

ABC News:




The Wall Street Journal:




Fox News:



Associated Press:


Ganadores y perdedores republicanos comentan la resaca electoral

Donald Trump en This Morning (CBS) y Today (NBC)






John Kasich en This Morning (CBS)




Jeb Bush en This Morning (CBS)




Marco Rubio en Fox & Friends


Lo que viene en las próximas tres semanas

El día que New Hampshire apostó por un nacionalista y un socialista


Donald Trump celebra su victoria. (Foto: Mike Segar/Reuters)

Donald Trump y Bernie Sanders dejaron ayer patitiesa a América, o, mejor dicho, a los observadores de la política americana, que muchas veces están/estamos demasiado desconectados del verdadero sentir del votante no especializado.


¿Cómo lo hicieron?


Trump ganó la primaria de New Hampshire superando el 30 por ciento entre una gran variedad de grupos demográficos e ideológicos. Ganó entre los
hombres y entre las mujeres, entre los votantes menores de 65 años, entre los votantes sin título universitario y entre los votantes con título universitario pero sin estudios de posgrado.


Ganó entre los
conservadores y entre los moderados, entre los votantes primerizos y entre los que ya habían votado en primarias anteriores, entre los republicanos registrados y entre los independientes o no declarados.


Trump ganó el 60 por ciento del voto de los que buscan a un candidato procedente de
fuera del establishment.


Sanders ganó el voto de las
mujeres menores de 30 años por una diferencia de 4 a 1. Solo poco más del 10 por ciento de los hombres menores de 30 años votó a Hillary Clinton. 8 de cada 10 votantes de la primaria demócrata dijeron que Sanders comparte sus valores, dos tercios dijeron que sus posiciones políticas son acertadas y 8 de cada 10 declararon que se sentirían satisfechos si el senador por Vermont consiguiera la nominación demócrata. El 40 por ciento dijo que quiere que el próximo Presidente se sitúe más a la izquierda que Obama, y Sanders se llevó más del 80 por ciento de esos votos.


No obstante, Clinton reinó entre las
mujeres mayores de 65 años, consiguiendo el doble de apoyos que Sanders. El otro déficit de Sanders es el voto de las minorías, entre las que Clinton es la clara favorita. New Hampshire es uno de los estados más blancos de la Unión. En estados donde los afroamericanos tienen un peso desmedido en las elecciones internas demócratas, por ejemplo Carolina del Sur, el próximo en votar, Sanders no tiene una vía clara para crecer electoralmente salvo que consiga hacer cambiar de opinión a esos votantes pertenecientes a minorías raciales. Esa será su misión en los próximos días.


La brecha de sexos y razas en la contienda demócrata hace que, a largo plazo, la candidatura de Trump en el GOP parezca mucho más viable que la de Sanders en el Partido Demócrata. Que Sanders no llegase demasiado lejos sería una buena noticia para el empresario neoyorquino (casi tanto como para Hillary) porque
muchos votantes independientes o no declarados están dudando entre Sanders y Trump, dos candidatos que se sitúan en extremos políticos opuestos pero que tienen mucho más en común de lo que parece, al menos en cómo son percibidos por cierto tipo de votante (blanco, pobre, con un empleo de mierda y poco dado a ir a votar).


¿Qué empujó a esos votantes a decantarse por Trump y Sanders ayer en New Hampshire? Es la globalización, estúpido.


"No os sintáis mal, perdedores de las primarias de New Hampshire. Ni la modificación de los mensajes ni los trucos para movilizar a los votantes ni los bombardeos de anuncios os hubieran ayudado. Las victorias de Donald Trump y Bernie Sanders llevaban más de 30 años en ciernes," escribe la veterana Kathy Kiely en USA Today.


Kiely se explica: "De hecho, creo que puedo precisar cuándo empezó todo. Fue en algún momento a principios de los años ochenta. Yo estaba haciendo cola en un teléfono al final de un deslucido pasillo de un edificio de los tiempos de la Guerra Civil en Washington, DC. En aquel momento, era el cuartel general de la Comisión Internacional de Comercio. Como reportera de 'The Pittsburgh Press,' estaba esperando a llamar para informar de una noticia sobre la última queja de las compañías acereras locales contra sus competidores extranjeros. Al teléfono justo delante de mí había un abogado americano que trabajaba para uno de esos competidores extranjeros. Mientras componía en mi mente las sentencias sobre los argumentos que el abogado había dado contra los altos costes laborales de los fabricantes americanos, él estaba llamando para hacer una reserva en 'The Palm,' uno de los restaurantes especializados en carne más pijos de Washington.


"Disuclpad a esta reportera por atreverse a dar una opinión, pero creo que es prudente decir que los abogados que comen filete y consiguen su vino francés argumentando que los obreros americanos cobran demasiado son el tipo de establishment washingtoniano que los neohampshireños han tenido en mente cuando han votado a Sanders y Trump. La ansiedad económica que una vez experimentaron decenas de miles de trabajadores industriales que perdieron su trabajo con los cambios globales que provocaron el 'Rust Bowl' (áreas con instalaciones industriales ahora abandonadas porque el trabajo se ha trasladado a otros estados o a otros países) ahora se ha vuelto viral."

Reacciones de otros candidatos a los resultados de New Hampshire

Ted Cruz: "Después de esta noche, los votantes tendrán una elección clara. Estamos aquí por vosotros. Por vuestra pasión por nuestra nación."




Jeb Bush: "Esta campaña no está muerta. Vamos a seguir en Carolina del Sur. Los expertos declararon que esta era una carrera de tres hombres entre una estrella de la telerrealidad y dos senadores novatos. Y sí, la estrella de la telerrealidad todavía lo está haciendo bien, pero parece que habéis reiniciado la carrera."




Marco Rubio: "Nuestra decepción no es con vosotros, es conmigo. No lo hice bien el sábado por la noche. Pero escuchadme: eso nunca volverá a ocurrir. Son noches como esta y momentos como este los que me recuerdan que mi familia enfrentó grandes dificultades toda la vida."




Chris Christie: "Vinimos aquí a decir que hablar como se piensa importa, que la experiencia importa, que la competencia importa... Muchas personas han escuchado ese mensaje y lo han defendido aquí en New Hampshire, pero no las suficientes. No han sido suficientes esta noche."


John Kasich dice que quiere unir a los americanos

"Algo grande ha ocurrido esta noche y dejad que os diga lo que es... han gastado decenas y decenas de millones de dólares contra nosotros en publicidad negativa. Nosotros nunca hemos ido en negativo porque tenemos más cosas buenas que vender que dedicar nuestro tiempo a criticar a alguien más."


"Vamos a resolver los problemas de América, no siendo extremistas, no siendo primero republicanos o demócratas, sino recordando a todos que somos americanos."


"En una época en la que claramente el cambio está en el aire, tal vez estemos pasando página de una parte oscura de la política americana porque esta noche la luz ha superado a la oscuridad de las campañas negativas, y vosotros habéis hecho que ocurra."


"Todos estamos hechos para cambiar el mundo. Todos estamos hechos para ser parte de la curación de este mundo."


"No es solo lo que hay aquí arriba en la cabeza, también es lo que hay aquí en el fondo en el corazón."


"Yo voy a ir más despacio y dedicaré mi tiempo a escuchar, a curar, a ayudar y a unir a las personas."


Donald Trump declara la victoria: "EEUU va a volver a ganar"

"¿A quién queremos dar las gracias? Queremos agradecer a la gente de New Hampshire."


"Bernie Sanders quiere vender nuestro país, tíos. No vamos a dejar que eso ocurra."


"Vamos a destrozar al ISIS."


"Vamos a hacer que nuestro país sea muy fuerte. Vamos a empezar a ganar otra vez."


"Vamos a derrotar a China, Japón. Vamos a derrotar a México comercialmente."


"Vamos a derrotar a todos esos países que se están llevando mucho de nuestro dinero fuera a diario. Eso no va a pasar más. Tenemos a politicuchos negociando nuestros acuerdos de miles de millones de dólares. Eso no va a pasar más."


"Vamos a construir un muro. Va a ser construido. Ni si quiera es algo difícil de hacer, creedme."


"Voy a ser el Presidente más grande que Dios haya creado en creación de empleo. Recordadlo."


Hillary Clinton hace suyo el mensaje de Bernie y dice que solo ella asegura el cambio

"Quiero empezar felicitando al Senador Sanders por su victoria de esta noche y dando las gracias a todos y cada uno de vosotros."


"Vamos a pelear por las soluciones reales que hagan la diferencia en las vidas de las personas."


"Esa es la pelea que estamos llevando al país. ¿Cuál es la mejor manera de cambiar las vidas de las personas para que todos podamos crecer juntos? ¿Quién es el mejor agente del cambio? Y he aquí lo que os prometo: trabajaré más duro que nadie para hacer realidad los cambios que mejoren vuestras vidas."


"No encontraréis a nadie más comprometido con una reforma agresiva de la financiación de las campañas electorales que yo."


"Lucharé para dominar a Wall Street. ¿Y sabéis qué? Yo sé cómo hacerlo."


"Tengo trabajo que hacer con los votantes jóvenes. Aunque ellos no me apoyen ahora, yo los apoyo."


"700,000 personas han contribuido a esta campaña, la gran mayoría dando menos de 100 dólares."


El relato de que es una candidata financiada por los millonarios niega "la pasión y el propósito que demostráis cada día por esta campaña."