domingo, 1 de febrero de 2015

Las 48 primeras horas de la pugna por los donantes de Romney


En conversaciones con varios ex donantes de Mitt Romney, Nicholas Confessore (The New York Times) ha comprobado que Jeb Bush y Chris Christie son los mejor posicionados para capitalizar la decisión de no presentarse del ex gobernador de Massachusetts.

"En cientos de llamadas telefónicas que empezaron incluso antes de que Romney anunciase formalmente el viernes que renunciaba a una tercera candidatura a la Presidencia, aliados de Christie y de Bush empezaron a apretar con educación pero con intensidad a los patrocinadores de Romney para que escojan un bando. Y ahora los donantes no tienen dónde esconderse, dado que en las últimas semanas prácticamente todos los aspirantes a la nominación republicana han formado un PAC de liderazgo u otros vehículos para recaudar fondos, y los candidatos les están presionando para que se comprometan," cuenta Confessore.

Añade: "Las próximas 48 horas, dicen varios donantes, no solo podrían responder a la pregunta de si Bush enfrentará un serio desafío de Christie por el palio del establishment del Partido Republicano. También podrían evidenciar si queda espacio para alguien más en el escalón más alto de candidatos republicanos. "Ya he recibido tres llamadas telefónicas de varias campañas invitándome a hablar," dice John Rakolta Jr., un ejecutivo de la construcción de Michigan y un importante recaudador de fondos de Romney. "Les he dicho que necesito un fin de semana para procesar todo esto.""

Bush y Christie estarían cortejando con vehemencia a Spencer Zwick, el arquitecto de la portentosa operación de recaudación de fondos de Romney en 2012, así como a algunos de sus más ricos donantes de Nueva York - Woody Johnson y Paul Singer, por ejemplo, dos hombres que a su vez controlan cada uno una legión de donantes que harán lo que ellos hagan.

Los donantes consultados dicen que también "un pequeño grupo de otros candidatos aparte de Bush y Christie tiene ahora una oportunidad para reclamar una considerable suma de dinero del establishment," en especial el Gobernador Scott Walker y el Senador Marco Rubio. Según Confessore, Walker y Rubio podrían verse favorecidos por el hecho de que "muchos donantes pueden estar buscando candidatos alternativos a Bush y Christie simplemente para asegurarse un sitio en el círculo más íntimo del candidato."

Uno de los principales focos del interés de los candidatos están siendo los donantes mormones que Romney incorporó a las listas del Partido Republicano en sus dos campañas. Se trata de medianos empresarios, mayoritariamente de los estados del Oeste, que no están integrados en el establishment nacional. Christie parece que lleva todas las de perder entre los mormones, ya sea por la distancia cultural o por su abrazo a Obama en vísperas de las elecciones de 2012 que tan mal sentó a los seguidores más leales de Romney.

"Los que más me interesan serían Marco Rubio, Scott Walker y Jeb Bush. En mi libro, Chris Christie está descartado," dice Frank VanderSloot, un millonario mormón de Idaho que donó 1 millón de dólares al súper PAC de Romney en 2012.

Encuesta del DMR: Scott Walker se coloca en cabeza en Iowa; Hillary, más favorita entre los demócratas


Scott Walker se ha convertido en el candidato a observar en la carrera por la nominación republiana a un año del caucus de Iowa, destaca Jennifer Jacobs en The Des Moines Register.

El Gobernador de Wisconsin encabeza con un 15 por ciento la última encuesta de The Des Moines Register sobre el caucus republicano de Iowa. Casi empatado, con un 14 por ciento, le sigue el Senador Rand Paul. Mitt Romney recibe el 13 por ciento. Jeb Bush está en el 8 por ciento, por detrás de Mike Huckabee (10 por ciento) y Ben Carson (9 por ciento). Chris Christie y Marco Rubio quedan lejos con el 4 por ciento y el 3 por ciento respectivamente, adelantados por Ted Cruz (5 por ciento). Rick Santorum, el ganador del último caucus republicano de Iowa, se ve muy perjudicado por la presencia de Huckabee y Carson y cae hasta el 4 por ciento.

Cuando se saca a Mitt Romney de consideración, sus apoyos se reparten entre varios candidatos: 3 puntos van para Huckabe; 2 van para Christie; y 1 punto reciben Jeb, Paul, Rubio, Walker, Santorum, Cruz y Carson.

Walker ha subido 11 puntos en intención de voto desde la última encuesta del Register. En octubre recibía solo el 4 por ciento de los apoyos. También ha subido 11 puntos en el índice de favorabilidad y es quien más opiniones "muy positivas" atrae - un 32 por ciento lo ve de forma "muy positiva." Nadie más alcanza el 30 por ciento.

"Ha dado un gran brinco," dice de Walker la responsable de la encuesta, J. Ann Selzer, destacando que está en "una situación óptima" porque es la segunda opción tanto de los que quieren un candidato del establishment como de los que quieren un candidato antiestablishment.

Los que menos tienen que ganar en Iowa son Bush y Christie. El ex gobernador de Florida, empeñado en competir en Iowa según todas las informaciones, ha visto cómo las opiniones desfavorables a su candidatura han subido 15 puntos desde la encuesta de octubre. Las opiniones desfavorables a Christie entre los republicanos de Iowa han subido 9 puntos en los últimos tres meses.

Al gobernador de New Jersey siempre le quedará New Hampshire ahora que Romney ha abandonado; a Bush le quedan los dossiers secretos que a buen seguro tendrá de todos los que se le pongan por delante.

Rick Perry es el aspirante ideal para los republicanos de Iowa. No es demasiado conservador ni demasiado moderado, es muy conocido y un 62 por ciento lo consideraría un nominado aceptable. Pero el fracaso de su primera campaña lo condena: por su nivel de aceptación debería ser el gran favorito, pero solo el 3 por ciento dice que le votará en el caucus.

El 60 por ciento de los republicanos de Iowa encuestados dice que lo más importante es votar a una persona que comparta sus valores, frente a un 36 por ciento que dice que lo más importante es votar a quien pueda ganar la Casa Blanca.

La mayoría de los probables participantes en el caucus republicano, un 51 por ciento, dice que prefiere a un candidato antiestablishment - siendo Rand Paul la primera opción y Scott Walker la segunda -, mientras que un 43 por ciento dice que es mejor nominar a un candidato del establishment - siendo Mitt Romney su primera opción, y Scott Walker cuando se saca a Romney de la ecuación.

"La gente que no quiere a un ultraconservador dice que Walker está bien. La gente que no quiere a un moderado piensa que Walker está bien," destaca Selzer.


En el bando demócrata, la señora Hillary Clinton es aún más favorita que en octubre. La ex secretaria de Estado, que quedó tercera en el estado del ojo de halcón en 2008, es la primera opción del 56 por ciento de los probables participantes en el próximo caucus demócrata de Iowa.

El índice de favorabilidad de Hillary ha mejorado en 8 puntos desde la anterior encuesta del Register - le ha venido bien retirarse después de la gira literaria - y la letra pequeña del sondeo le favorece al poner en evidencia que el electorado demócrata se ha vuelto muy manso comparado con 2008: el 51 por ciento de los demócratas de Iowa quiere un candidato del establishment, más de la mitad quiere un candidato con experiencia, y también más de la mitad dice que las relaciones de Hillary con los grandes bancos de Wall Street no son un problema.

La principal amenaza a su nominación es la no candidata Elizabeth Warren, que recibe el 16 por ciento de los apoyos. Joe Biden es la segunda opción del 26 por ciento de los demócratas de Iowa; el problema está en que es la primera opción de solo el 9 por ciento.

En el grupo de los candidatos poco conocidos que buscan sorprender viniendo desde atrás, la encuesta no trae buenas noticias a Martin O'Malley: el ex gobernador de Maryland, estancado en el 1 por ciento de apoyos, se ve superado por el Senador Bernie Sanders (5 por ciento, que probablemente sería más si Warren no estuviera incluida) y el ex Senador Jim Webb (3 por ciento).

Si de verdad quiere presentarse, O'Malley necesita urgentemente hacer un gesto como el que hizo Webb formando un comité exploratorio. Los votantes no lo conocen y si no empieza a hacer ruido no lo van a conocer. La prensa estaría encantada de darle bombo para insuflar un poco de emoción en la carrera demócrata.

sábado, 31 de enero de 2015

"No. Tal vez. No." Mitt Romney (Ene. 2014 - Ene. 2015)

(Foto: @mviser)

Portada de hoy de The Boston Globe que ilustra a la perfección el extraño proceso de reflexión de Mitt Romney. Tardó un año en pasar del NO me presento al TAL VEZ me presente, y solo tres semanas en volver del TAL VEZ al NO. Toda una peripecia que será digna de análisis en el futuro.

Tres relatos de obligada lectura para entender los motivos de Romney:




Posdata: ni Podemos ni leches. Wendell Willkie.

Scott Walker lleva un discurso anti-Washington a Washington



El Gobernador Scott Walker (R), de Wisconsin, inició ayer una visita de tres días a Washington, DC. que incluye una charla en un foro público, una cena en un exclusivo club social de la capital, reuniones privadas con consultores y lobistas para dotarse de personal de cara a una posible campaña, y una entrevista en un talk-show dominical.

Walker llegó apadrinado por el financiero Fred Malek, ex presidente de Northwest Airlines y de Marriott Hotels. Malek, que ha sido un importante recaudador de fondos para candidatos republicanos en el pasado, no está apoyando oficialmente a Walker pero ha querido hacerle de cicerone porque es el político con el que se metería en una madriguera en mitad de un tiroteo, según Time. "Es un líder espectacular," dice Malek de Walker.

La primera escala del gobernador de Wisconsin en Washington fue ayer en la sede de American Action Forum, un instituto de política pública de centro-derecha que utilizó como tribuna para dar pistas sobre cuál será su mensaje electoral si decide presentarse a Presidente.

Repasó sus políticas económicas y educativas en Wisconsin y describió sus orígenes en una familia corriente del Medio Oeste - "Aprendí pronto el valor del trabajo duro," dijo -, y, sobre todo, criticó los modos y los usos de Washington, algo que ya dio resultado en el pasado a varios gobernadores que llegaron a la Casa Blanca.

"La mejor manera de hacer avanzar a este país es transfiriendo el poder de Washington a la gente que trabaja duro en este país," dijo Walker, quien nació en Colorado, pasó su infancia en Iowa y se hizo un hombre en Wisconsin.

"Washington es una especie de bóveda. A mí me gusta llamarlo 68 millas cuadradas rodeadas de realidad," bromeó, parafraseando al ex gobernador de Wisconsin Lee Dreyfus, quien describía del mismo modo la capital administrativa de Wisconsin, Madison.

"Es bonito ver la Catedral Nacional de noche, caminar junto al río Potomac y ver el Centro Kennedy. Ver la Explanada Nacional y los monumentos a Lincoln, Washington y Jefferson. Hay algo maravilloso en ser un recién llegado a la capital de nuestra nación. Y a lo largo de los años nunca he perdido eso, mirar esos grandes monumentos y pensar en esos grandes líderes... Pero tengo que decir que por mucho que me encante venir aquí, me encanta mucho más volver a casa," dijo.

Señaló que lo que menos le gusta de Washington es "este enfoque de un gobierno vertical, que gobierna de arriba a abajo, que sabe más que nadie," un planteamiento que "no ha funcionado en el pasado y no funcionará en el futuro."

"Seis de los diez condados más ricos de América están aquí," dijo refiriéndose a los suburbios de la capital federal. "Para mí eso sugiere que existe una desconexión entre aquellos que en Washington quieren ampliar el gobierno, y el resto de nosotros que queremos hacer crecer la economía con personas reales, en ciudades, pueblos y villas de todo este gran país."

Dijo que quiere "hablar de ese contraste" que existe entre el centro del poder político nacional y el resto del país, donde ve "ansias de algo nuevo, de algo fresco, de algo dinámico que diga, 'en lugar del gobierno de arriba a abajo que lo sabe todo que hemos visto durante demasiado tiempo en Washington, queremos algo que esté forjado por ideas grandes y valientes, no solo procedentes de los estados, sino de comunidades locales de todo este país.'"

Pero el Gobernador Walker sabe que si quiere llegar a la Casa Blanca, necesita washingtonear. Y eso es lo que está haciendo este fin de semana: mañana aparecerá en This Week (ABC), y esta noche participará en una cena del Club Alfalfa, que se llama así por la planta herbácea - ¿o es por Alfa Alfa? -, un círculo social que el último sábado del mes de enero de cada año suele celebrar una exclusiva cena para conmemorar el nacimiento del general confederado Robert Lee y la entrada de nuevos miembros en el club - esta noche se iniciará a Mitt Romney como miembro.

¿A quién beneficia más la retirada de Romney? ¿A Bush o a Christie?

Jeb Bush tiene razones para estar contento, pero ¿más o menos que Chris Christie? (Foto: @JebBush)

POLITICO y The Wall Street Journal han recogido las reacciones de consultores, recaudadores y donantes republicanos sobre la decisión de Mitt Romney de no presentarse.

Kevin Madden, ex asesor de Mitt Romney, opina: "Crea la primera gran prueba para Jeb sobre si ahora puede empezar a sellar a todos estos grandes donantes y consolidar su posición como el principal candidato del pelotón y el que ofrece la mejor oportunidad en las elecciones generales. Muchos donantes estaban contenidos esperando a Mitt y ahora la pregunta es cómo de rápido puede Bush atarlos mientras enfrenta la competencia de Christie y de otros."

Un recaudador de fondos comprometido con Bush, opina: "Puede que el Gobernador Christie crea que ahora ve la luz, pero en realidad es el tren de mercancías de Jeb que viene directo hacia él. Jeb todavía tiene mucho que hacer para apuntalar sus relaciones con las bases, y su gente no está tan loca como para empezar a dar la vuelta de honor, pero ha sido un muy buen acontecimiento para él."

Ken Langone, el principal aliado de Christie en Wall Street, opina: "Si cabe, permite a Chris retrasar su calendario un poco ahora. Y, por supuesto, con una persona menos tomando un trozo del pastel hay más pastel para todos."

Otro partidario de Christie, opina: "El flirteo de Mitt Romney ha sido un incidente pasajero en lo que va a ser un largo camino. Christie lleva tiempo contemplando una candidatura. Y su consideración, como la de cualquier otro candidato, no incluía a Mitt Romney en el cálculo hasta hace tres semanas y ahora después de ese periodo de tres semanas... todo vuelve a estar donde estaba desde el punto de vista de la planificación."

Bobbie Kilberg, una hiperactiva recaudadora republicana afincada en Virginia, opina: "Ahora tenemos dos candidatos en el centro-derecha en lugar de tres. Y que el pastel esté partido en dos y no en tres beneficia tanto a Jeb como a Chris. Pero probablemente beneficia más a Chris porque creo que habia más solapamiento entre los potenciales donantes de Romney y los potenciales donantes de Christie."

Dirk Van Dongen, presidente de la Asociación Nacional de Distribuidores Mayoristas, opina: "Creo que desde el punto de vista de los recaudadores de fondos, esto simplifica las cosas y por eso fue un buen día para Jeb Bush. Yo estoy recaudando fondos para Jeb y estoy trabajando, entre otras cosas, reclutando a personas para que recauden dinero para él, con cierto éxito debo añadir. Pero hay un número de personas con las que he hablado que me decían, 'Mira, tengo que esperar hasta que Mitt Romney tome una decisión, pero si no se presenta estaré con Jeb.'"

Barry Wynn, un importante recaudador de fondos de Mitt Romney y de George W. Bush, opina: "Hubiera sido duro tener que decirle "no" a uno de los dos [a Romney o a Bush]. No sé qué hubiera hecho. Hubiera sido una decisión muy difícil de tomar."

Ray Washburne, director financiero del PAC de Christie, opina: "He estado atendiendo el teléfono desde las 7 de esta mañana con donantes que quieren estar en el equipo de Christie. Hay muchas personas que apretaron el botón de pausa. Ahora están tomando decisiones."

Kathryn Wylde, presidenta de Partnership for New York City, que abarca a los mayores líderes empresariales de Nueva York, opina: "No escuché una oleada de apoyo para Romney en la ciudad cuando pensaba que se presentaba, así que no creo que esto cambie mucho. Esta vez ha habido considerablemente más apoyo para Bush y Christie que para Romney."

Jim Webb quiere que los demócratas vuelvan a sus raíces


En una entrevista ayer en el programa Morning Edition de la National Public Radio, Jim Webb (D) se refirió a un tema tabú en el Partido Demócrata de hoy: que las dos campañas de Obama consistieron en reunir una coalición para ganar las elecciones a través de la masiva movilización de votantes poco activos, mientras se perdía de vista un panorama más general del país.

"El Partido Demócrata podría hacerlo muy bien volviendo a sus raíces de Franklin Roosevelt, Harry Truman, Andrew Jackson, donde el partido ponía su atención en asegurarse de que todas las personas que carecen de una voz en los pasillos del poder pudieran tener una en sus representantes electos," dijo el ex senador por Virginia.

Webb cree que la base fundamental del partido siguen siendo los blancos pobres, que son los que seguirán yendo a votar cuando los demócratas vuelvan a presentar a un candidato convencional, y opina que hay "una gran incomprensión" sobre lo que motiva el voto de las personas de ese grupo.

"Creo que [los demócratas] pueden hacer un mejor trabajo con la gente trabajadora blanca. Creo que estas últimas elecciones demostraron eso claramente. Si miras a candidatos que fueron derrotados en áreas donde tradicionalmente ganaban, recibieron bastante menos del 40 por ciento del voto blanco. Y eso no tiene que ocurrir," dijo Webb.

Añadió: "Es verdad que cuando miras los 270 votos electorales y cómo llegar ahí, ha habido diferentes cálculos sobre cómo hacerlo. Y creo que el Partido Demócrata debería llegar a todas las personas... Lo que digo es que no vas a tener otra vez una situación en la que tienes el 96 por ciento del voto afroamericano asistiendo a apoyar a un candidato presidencial. Necesitamos volver al mensaje que se estaba desarrollando, volver a los principios del Partido Demócrata, de que vamos a dar a todos los que lo necesitan acceso a los pasillos del poder sin que importen sus antecedentes. Creo que ese es un concepto justo. Creo que funcionó cuando mi madre estaba creciendo en el este de Arkansas en un área completamente empobrecida donde había muy poca esperanza. Y entre otras cosas, la administración Roosevelt construyó una fábrica de munición al norte de Little Rock. Y mi abuela consiguió un empleo haciendo proyectiles de artillería y tuvo algunos ingresos, y la familia empezó a ser capaz de tener un futuro. Esa es la clase de cosas que el Partido Demócrata siempre ha defendido."

Webb, el único demócrata que está oficialmente en fase exploratoria de una candidatura presidencial, está haciendo campaña básicamente a través de Twitter. Una estrategia que parece a todas luces insuficiente teniendo en cuenta que tiene menos de 5,000 seguidores en la red social.

viernes, 30 de enero de 2015

Drama: Christie se cae durante una entrevista de radio

Última hora: ni el gobernador de New Jersey ni el edificio han sufrido daños.

Mitt Romney no se presenta


En conferencia telefónica con partidarios de todo el país, Mitt Romney (R) ha anunciado que renuncia a una tercera campaña presidencial.

"Después de pensar mucho en hacer otra campaña para Presidente, he decidido que es mejor dar una oportunidad a otros líderes del partido para convertirse en nuestro próximo nominado," ha declarado el ex gobernador de Massachusetts.

"Dejad que os dé mi opinión," ha continuado Romney. "En primer lugar, estoy convencido de que con la gente que hay en esta conferencia telefónica podríamos ganar la nominación. Nuestras demandas financieras nos dejaron claro que tendríamos suficiente financiación para ser más que competitivos. Con pocas excepciones, nuestros líderes electorales sobre el terreno están preparados y entusiasmados con una nueva carrera. Y la reacción de los votantes republicanos en todo el país ha sido sorprendente y alentadora... Estoy convencido de que podríamos ganar la nominación, pero me he dado cuenta de lleno que habría sido una difícil prueba y una dura lucha."

Ha liberado a sus seguidores para que puedan unirse a otras campañas.

"Me han preguntado y seguro que me preguntarán otra vez si hay alguna circunstancia o fuere lo que fuere que pudiera acontecer que pudiera cambiar mi opinión. Eso parece improbable. En consecuencia, no estoy organizando un PAC o recibiendo donaciones: no estoy contratando personal de campaña," ha dicho. "Os animo a todos en esta llamada a que permanezcáis implicados en el importante proceso de selección de un nominado republicano para Presidente. Por favor, sentíos libres de firmar con la campaña de la persona que creáis que podría convertirse en nuestro nominado."

Para el final he dejado lo que parece una puntada contra Jeb Bush: "Creo que uno de nuestros líderes republicanos de la siguiente generación, uno que puede que hoy no sea tan conocido como yo, uno que todavía no haya llevado su mensaje a todo el país, uno que acaba de empezar, podría perfectamente emerger como más capaz de derrotar al nominado demócrata. De hecho, espero y deseo que ese sea el caso."

En ese último párrafo da la impresión de que no ha querido apropiarse del espacio alternativo a Bush para que alguien joven como Scott Walker - parece que lo esté describiendo - pueda ocuparlo. Y parece que se reafirma en su convicción de que Jeb Bush no es el candidato apropiado.

Ayer mismo, Mark Halperin contaba en Bloomberg Politics que el entorno de Romney argumentaba que la principal razón que había llevado al ex gobernador de Massachusetts a considerar una nueva campaña era que no cree que Jeb Bush pueda ganar las elecciones.

"Tiene prejuicios sobre el ex gobernador de Florida que datan de su manejo del caso de Terri Schiavo, y ha llegado a ver a Bush como un factor insignificante en la contienda por la nominación de 2016," escribía Halperin. "Se dice que Romney ve a Bush como un empresario de poca monta cuyas transacciones financieras serían alimento para los demócratas y que es una carga para los votantes de los dos lados [republicanos y demócratas] por el nombre de su familia. Romney tampoco cree mucho en el talento de Bush para hacer campaña. Romney también considera a Bush el republicano nacional que menos ayuda le dispensó durante su última carrera a la Casa Blanca, una posición que también ha oscurecido la opinión de Ann Romney sobre Bush."

También tendría dudas sobre la viabilidad de Chris Christie porque conoce detalles controvertidos de su historial después de haberlo investigado cuando buscaba un compañero de fórmula en 2012, y "cree que varias de esas controversias se esparcirían tanto que Christie sería pronto eliminado de la consideración de los votantes y de los donantes."

Sin embargo, Jonathan Martin y Michael Barbaro revelan en The New York Times que Romney tiene programado cenar esta noche con Christie, "lo que sugiere que Romney podría estar considerando dar su apoyo, y el de su operación electoral, a Christie," en una repetición de lo que hizo Christie en octubre de 2011, nada más decidir que no se presentaba.


Pero Christie no es el único presidenciable con el que Mitt se verá en las próximas horas: mañana se sentará con Scott Walker y Mike Pence en el Alfalfa Club de Washington, DC.


Conociendo a Romney, es improbable que apoye a nadie antes de darles a todos una oportunidad de demostrar su capacidad en los próximos meses.