lunes, 2 de marzo de 2015

Mikulski se retira en 2016. ¿O'Malley al Senado?

La Senadora Barbara Mikulski, demócrata de 78 años que ocupa un escaño por Maryland desde 1987, ha comunicado que no buscará la reelección en 2016.

¿Por qué nos interesa esta noticia?

Porque al primer segundo de conocerse, el teléfono del ex Gobernador de Maryland Martin O'Malley (D) habrá empezado a recibir llamadas de importantes políticos demócratas vinculados a Hillary Clinton animándole a que se presente al Senado y no a la Presidencia.

La portavoz de O'Malley ya ha tenido que declarar que "hoy es un día para reflexionar sobre el servicio de la Senadora Mikulski al pueblo de Maryland, no de meterse en especulaciones políticas."

Presentarse al Senado también podría tener sus riesgos para O'Malley. Podría encontrar una dura competencia en el Secretario de Trabajo de EEUU, el hispano Tom Pérez, que últimamente está de moda entre los liberales y al que el Partido Demócrata quiere buscar un futuro como figura electoral. También está la Alcaldesa de Baltimore Stephanie Rawlings-Blake. Aunque a estos dos siempre les quedaría la posibilidad de presentarse a gobernador en 2018 y podrían ceder el paso a O'Malley.

Entre los republicanos que podrían optar al asiento de Mikulski empiezan a sonar el Congresista Andy Harris y el ex Gobernador Bob Ehrlich (R), otro que está contemplando una candidatura presidencial.

Total, que la decisión de Mikulski podría tachar dos nombres de la lista de presidenciables.

Marco Rubio planea entrar en abril


"Cerca de una docena de personas cercanas a Marco Rubio (R), incluidos oficiales y recaudadores republicanos y sus asesores, dicen que Rubio les ha dicho que está en la última fase de planificación del lanzamiento de su campaña presidencial y que se unirá formalmente al pelotón de aspirantes republicanos a más tardar en abril," informan Thomas Beaumont y Philip Elliott en Associated Press.

Ya son cuatro los precandidatos que parecen señalar abril como fecha clave: Rand Paul, Martin O'Malley, Hillary Clinton, y ahora Marco Rubio. De solo pensar que a todos les dé por entrar en la misma semana, este pobre bloguero ya se estresa.

"Los asesores de Rubio han dicho a los líderes del partido que deberían reclutar a un candidato para que compita por su asiento en el Senado en 2016," dando a entender que Rubio ya ha decidido renunciar a la reelección para poder presentarse a Presidente, señalan Beaumont y Elliott.

"Asumo que se presenta," declara el veterano recaudador Wayne Berman, que se ha comprometido con Rubio. "Ayudaría al partido a pasar página, políticamente, a la siguiente generación."

Berman, que fue el presidente financiero de la campaña de John McCain en 2008, confirma a AP que está reuniendo a un grupo de donantes y recaudadores para respaldar la operación recaudatoria del senador por Florida. Ya ha convencido, entre otros, al ex Congresista Bill Paxon, que ahora trabaja en la influyente firma de abogados Aiken Gump, al inversor texano George Seay y a Joe Wall, un joven lobista de Goldman Sachs. El objetivo: recaudar 50 millones de dólares antes del caucus de Iowa.

Rubio también está "cortejando intensamente a Spencer Zwick, el recaudador de Mitt Romney en 2012. Zwick está siendo buscado por varios potenciales candidatos republicanos y ha hablado favorablemente del principal rival de Rubio, el ex Gobernador de Florida Jeb Bush," cuentan Beaumont y Elliott.

El director de la campaña presidencial de Rubio será probablemente Terry Sullivan, quien dirije desde 2011 su comité de acción política, Reclaim America. Sullivan es un estratega republicano de Carolina del Sur con amplia experiencia: se estrenó como coordinador de juventudes en la campaña de reelección del Senador Jesse Helms en Carolina del Norte en 1996; en 2004, fue el máximo responsable de la campaña de Jim DeMint al Senado por Carolina del Sur; en 2008, dirigió la campaña de primarias de Mitt Romney en el estado de las palmeras de hélice; y en 2009-2010, trabajó en la fallida campaña de Kay Bailey Hutchison a gobernadora de Texas. Curiosamente, varios de los consultores que después terminarían asesorando a Rubio en Florida, se conocieron antes en la campaña de Hutchison.

También tendrá un papel importante Jim Merrill, el responsable de las campañas de primarias de Mitt Romney en New Hampshire, que hace unas semanas dio calabazas a Jeb Bush para unirse al equipo de Rubio.

Alex Conant, portavoz de Rubio que el año pasado estuvo destinado en el eficiente equipo de comunicaciones de la campaña de Joni Ernst en Iowa, se desvinculará esta misma semana de la oficina de Rubio en el Senado para pasar a trabajar en su comité de acción política. Es una señal más de que la entrada de Rubio en modo campaña es inminente.

"El principal activo de Marco es Marco," declara a AP Scott Weaver, quien se está encargando de organizar cenas con potenciales donantes de Rubio en Washington, DC. "Si puedes poner a Marco delante de la gente, él se vende solo. Está siendo un proceso más fácil de lo que pensábamos en estos momentos," comenta Weaver refiriéndose a la buena acogida que están observando entre los donantes y recaudadores.

Pero la realidad es que a Rubio le tocará arrancar su aventura electoral desde una situación muy diferente a la que vislumbraba hace solo dos años, cuando era el candidato all-star de los republicanos. Ahora es un underdog.

Pugna con Walker por ser la alternativa a Jeb Bush


Scott Walker (R) es quien parece ahora "el candidato republicano que tiene la mejor oportunidad para conectar con los millones de votantes de clase media que se han alejado del Partido Republicano en las últimas elecciones. Y por esa razón, Walker parece el hombre que puede atraer a casi todos en el campo republicano - a conservadores sociales, económicos y de la seguridad nacional -, además de a esos votantes desencantados," comenta Byron York en Washington Examiner.

Si hacéis memoria, es exactamente la misma tasación que los expertos hacían del potencial electoral de Rubio después de la derrota de Romney en 2012, cuando Scott Walker era quien aparecía como un underdog. El senador floridano y el gobernador de Wisconsin se han intercambiado los papeles.

La esperanza para Rubio radica en que a Walker esta situación le ha pillado tan de improviso como a él mismo, y que seguramente le ha llegado en un momento en que todavía no está preparado para abordar temas ajenos a su experiencia como gobernador, como puede ser la política exterior, que es precisamente el punto fuerte de Rubio.


Walker "se ha encontrado a sí mismo mucho más por delante de lo que pensaba que estaría en esta fase de la carrera, y, por consiguiente, está centrando más atención de lo que había imaginado," señala York. "Walker asumió que en el mejor de los escenarios estaría en un largo y lento avance hacia la cabeza del pelotón republicano. Pero salió como lanzado por un tirachinas de [su discurso de] Iowa y se encuentra a sí mismo encabezando muchas listas republicanas en un punto muy tempranero de la carrera."

El propio Walker admite en conversaciones con York que la campaña se ha movido bajo sus pies y que necesitará un tiempo para readaptar sus planes a la nueva situación.

Rubio deberá esperar su oportunidad confiando en que esa improvisación lleve a Walker a cometer errores o a que los acontecimientos mundiales pongan la política exterior en el centro del debate republicano. Después a uno de los dos - o a otro -, además de a Rand Paul - que tendrá un electorado propio, como su padre, para seguir peleando sea cual sea el escenario -, probablemente le tocará enfrentarse a Jeb Bush en las finales.

Scott Walker sigue completando su equipo


"El Gobernador de Wisconsin Scott Walker (R) está fortaleciendo su operación electoral, fichando a dos antiguos empleados del Comité Nacional Republicano (RNC) para que sirvan como adjuntos a la dirección política de su emergente campaña," informa Zeke Miller en Time.

"El grupo electoral de Walker, 'Our American Revival,' ha contratado a Danny O'Driscoll y a Wells Griffith... La pareja se dividirá el país para ayudar a identificar, comprometer y movilizar a partidarios entre las organizaciones de base, políticos electos, potenciales donantes, comités estatales del partido y grupos aliados," cuenta Miller.

"O'Driscoll es un veterano de la campaña presidencial de 2012 de Mitt Romney, donde sirvió como director estatal en Wisconsin en las elecciones generales y como subdirector estatal en New Hampshire durante la primaria republicana. Después de New Hampshire, O'Driscoll trabajó en las victorias de Romney en las primarias de Florida, Michigan y Ohio," refiere Miller. "Griffith fue subjefe de gabinete del Comité Nacional Republicano en las elecciones de 2012... fue director ejecutivo del Partido Republicano de Mississippi y en enero dirigió la campaña de reelección de Reince Priebus en la presidencia del RNC."

Team Hillary indica que podría entrar en abril


Hillary Clinton (D) está diciendo a sus donantes que podría lanzar su candidatura en abril, informan Peter Nicholas y Carol E. Lee en The Wall Street Journal.

Varios de sus asesores "han defendido que se mantenga fuera hasta el verano," pero un súper PAC afín a Hillary - Priorities USA Action - está encontrándose con la resistencia de algunos donantes que no quieren comprometerse hasta tener la certeza de que se presenta, y entrar en abril "ayudaría a que el pelotón demócrata tome forma, asegurando a los líderes del partido y a los donantes que la ex primera dama, senadora y secretaria de Estado se presenta."

Según fuentes cercanas a Hillary, la mujer de Bill "no disfruta haciendo campaña y no tiene prisa por anunciarlo, especialmente dada la escasa competencia por la nominación de su partido." Pero algunos de los integrantes más influyentes de su equipo, incluido John Podesta, la están intentando convencer de que entre en la competición a primeros de abril oficializando su candidatura, saltándose la fase exploratoria.

Les preocupa el desafío de tener que recaudar más de 1,000 millones de dólares para cumplir con las expectativas, y que la candidata no está pudiendo responder adecuadamente a todas las críticas que los republicanos empiezan a verter contra ella.

Candidatos a la caza de donantes y donantes a la caza de candidatos

Cerca de este inhóspito lugar de Wyoming tuvo lugar la semana pasada uno de los eventos más trascendentales de la precampaña.

Estamos en marzo y todavía "ni un solo candidato ha montado un verdadero comité de campaña," señaló Jonathan Martin (The New York Times) ayer en Inside Politics (CNN). No hay ningún candidato declarado. La razón la encontramos en los súper PACs, que han cambiado por completo los tiempos y las formas de presentarse.

Mientras un potencial candidato no oficialice su candidatura, puede recaudar fondos en primera persona para su súper PAC. Pero a partir del momento en que declare su candidatura, no puede coordinarse con su súper PAC. Así que ahora la primera fase de la precampaña consiste en dejar en una buena situación a tu súper PAC para que después pueda volar solo y apoyarte desde fuera.

Los precandidatos "han montado súper PACs y esto ha cambiado dramáticamente las elecciones," destacó Martin. "Los donantes más codiciados ahora son los milmillonarios, aquellos que pueden cursar cheques de siete y ocho cifras, y los años de los recaudadores que pueden recaudar unos pocos cientos de miles de dólares han pasado de moda."

Desde el fallo del Tribunal Supremo de 2010 que permitió el nacimiento de los súper PACS, los candidatos saben que contar con un puñado de donantes muy muy ricos es suficiente para convertirse en un candidato competitivo. Pero eso también provoca que esos donantes muy muy ricos sean más exigentes con los candidatos a los que van a apoyar, buscando en muchos casos que las posiciones de los candidatos en asuntos concretos estén en línea con lo que ellos defienden.

Esa exigencia se está viendo, por ejemplo, entre los potenciales donantes de Silicon Valley, que en su mayoría apoyaron a Obama pero que esta vez pretenden ser más minuciosos en su análisis de los candidatos, señaló Lisa Lerer (Bloomberg) en Inside Politics (CNN).

Hillary Clinton (D), que la semana pasada estuvo en Silicon Valley, "tendrá una competencia inesperada, Rand Paul (R), quien abrió una oficina allí. Espera acceder a la vena libertaria de parte del dinero de Silicon Valley. Jeb Bush también ha estado reuniéndose con ejecutivos tecnológicos."

Dijo Lerer que "no está claro quién va a capturar esta nueva y creciente fuente de riqueza para las elecciones... pero una cosa es segura. Veremos a muchos candidatos y asesores de candidatos haciendo muchos viajes por la ruta 101 [la autopista que cruza toda la Costa Oeste desde norte a sur]."

Otro ejemplo. La semana pasada una cumbre de donantes republicanos cerca de Jackson Hole (Agujero de Jackson), un valle que se encuentra entre una de las estribaciones orientales de las Montañas Rocosas y el río Serpiente (muy cerca de donde vive el oso Yogi), en Wyoming, pasó bastante desapercibida para todo el mundo menos para las precampañas, que enviaron a representantes a la reunión.

El encuentro estuvo organizado por Joe Ricketts, fundador de TD Ameritrade y propietario del equipo de béisbol Chicago Cubs, que tiene un rancho de ganado en Jasckson Hole, y asistieron donantes de todo el país, como el inversor Paul Singer, la empresaria del mundo de la lucha libre Linda McMahon, y Charles R. Schwab, fundador de una de las firmas de servicios financieros más importantes de EEUU, entre otros, informan Nicholas Confessore y Jonathan Martin en The New York Times. Aparte de sus fortunas, todos ellos tienen dos cosas en común: que están a favor del matrimonio homosexual y de la reforma migratoria.

Jeb Bush (R), Chris Christie (R) y Marco Rubio (R), además de otros tres potenciales candidatos, supuestamente contrarios al matrimonio homosexual y más ambiguos en materia migratoria, enviaron a sus asesores a Wyoming. No se les informó de quién estaría en la reunión, "y al menos dos se sorprendieron de encontrar al ex Vicepresidente Dick Cheney entre los invitados." Más tarde, "los estrategas de las campañas rivales compartieron unos tragos embarazosos, antes de unirse a la reunión de donantes en una cena de grupo."

En eso consiste básicamente la precampaña en estos primeros meses del año.

domingo, 1 de marzo de 2015

Presidenciables en los talk-shows domingueros

Gobernador Scott Walker (R-Wisconsin) en Fox News Sunday



Ex Gobernador Mike Huckabee (R-Arkansas) en Face The Nation (CBS)


Más de Huckabee: Parte 1 / Parte 2

Doctor Ben Carson (R) en Meet The Press (NBC)


En Carolina del Sur, Martin O'Malley se sitúa a la izquierda de Clinton

Martin O'Malley con Jaime Harrison, presidente de los demócratas de Carolina del Sur, ayer en Myrtle Beach. (Foto: @UncNJA)

Martin O'Malley (D) habló ayer ante 300 políticos y activistas demócratas de Carolina del Sur en una conferencia organizada por el ex Congresista John Spratt en Myrtle Beach. Era su tercera aparición en el último año en el estado que albergará la primera primaria sureña.

Las palabras de O'Malley "se hacen eco de las del Senador Barack Obama cuando se enfrentó a Hillary Clinton por la nominación demócrata en 2007," destaca Maggie Haberman en The New York Times.

Se refiere a que el ex gobernador de Maryland cuestionó la Triangulación, la estrategia puesta en marcha por Bill Clinton a partir del tercer año de su Presidencia y consistente en situarse en el vértice superior de un triángulo, equidistante tanto de los demócratas más de izquierda como de los republicanos más conservadores.

El ala izquierda del Partido Demócrata lleva dos décadas criticando la teoría de la Triangulación y sus efectos. O'Malley se sumó ayer a la crítica.

"El poder más fundamental de nuestro partido y de nuestro país es el poder de nuestros principios morales," dijo O'Malley. "La Triangulación no es la estrategia que hará avanzar a América. La historia festeja los perfiles de coraje, no los perfiles de conveniencia."

Lo de "perfiles de coraje" es un guiño al Presidente John F. Kennedy, quien escribió en 1955 un libro tituado Profiles in Courage sobre el valor de ocho senadores históricos que tuvieron que oponerse a la opinión de sus electores.

El ex gobernador de Maryland también hizo suyos los argumentos de la Senadora Elizabeth Warren, la actual heroína de la izquierda, a favor de más regulaciones financieras.

"Si un banco es demasiado grande para fracasar sin arruinar nuestro bien común, entonces es demasiado grande y necesitamos tomar medidas legales para asegurarnos de que el bien común de nuestro país no esté en peligro," dijo O'Malley. "Necesitamos romperlo antes de que nos rompa a nosotros," fueron sus palabras, recogidas por John Wagner en The Washington Post.

Al término de su intervención, el ex gobernador declaró a The State que está "considerando muy seriamente con mi mujer y mi familia" la presentación de una candidatura presidencial. "Para primavera, cualquiera que sea un contrincante y que pretenda ganar debería estar dentro. Así que para primavera habré tomado una decisión," añadió.

Marco Rubio y Ted Cruz sobresalen en la conferencia del 'Club for Growth'


"Rubio, como Cruz, recibe una ovación en pie en el Club for Growth - los dos únicos que han levantado al público," relata Amy Walter (National Journal).


"Marco Rubio está en una liga diferente a la de los otros republicanos del 2016 en lo que se refiere a dar discursos que inspiren," destaca Philip Rucker (The Washington Post).


"Marco Rubio está hablando mucho de política exterior en el Club for Growth, con detalles y confianza. En contraste con Scott Walker esta mañana," añade Rucker.

Entrevistas y discursos están poniendo de manifiesto que la política exterior está siendo el talón de aquiles de Scott Walker hasta el momento. El gobernador de Wisconsin lleva la conversación al terreno del liderazgo - a su lucha contra los sindicatos de funcionarios o al conflicto de Reagan con los controladores aéreos - para no tener que entrar en detalles, probablemente porque no se siente cómodo hablando de los asuntos mundiales. Tendrá que ponerse a echarle horas de estudio a la política exterior porque tanto la prensa como sus potenciales rivales intentarán buscarle las cosquillas por ahí.

sábado, 28 de febrero de 2015

Sondeo de paja de la CPAC 2015: Rand Paul 25.7%, Scott Walker 21.4%

Resultados completos:
(Imagen: @JGibsonDem)

¿Será alguien capaz de parar la racha ganadora de Rand Paul en el CPAC? Era una de las grandes preguntas en los últimos tres días. La respuesta es no. Por tercera edición consecutiva, el senador por Kentucky se ha llevado la victoria en el sondeo de paja del evento conservador más importante del año.

La victoria se la debe a los incansables activistas de Young Americans for Liberty (YAL) que llevan trabajando desde diciembre para alcanzar este fin. Se han ocupado de traer a cientos de partidarios de Paul de todos los estados de la Costa Este, y se han aprovechado de un error de los responsables del sistema de voto electrónico que les ha permitido votar a Paul tanto como primera como segunda opción.

También ha sido parte importante de la operación de Paul el libertario Leadership Institute, uno de los patrocinadores de la CPAC.

Con tres victorias, Paul iguala a Ronald Reagan, que ganó en 1976, 1980 y 1984 - cuando el sondeo se hacía solo en año electoral -, y a Jack Kemp, que ganó en 1986, 1987 y 1993. Podéis comprobar aquí la relación histórica de ganadores del sondeo de la CPAC y de ganadores de la nominación presidencial republicana.

Ahora bien, si comparamos su victoria de este año con la del año pasado, Rand Paul no debe estar del todo satisfecho. En 2014, obtuvo el 31 por ciento de los votos y su rival más cercano, entonces Ted Cruz, quedó a 20 puntos de distancia (11 por ciento). Este año, el segundo clasificado, Scott Walker, se ha acercado a solo 4 puntos de Paul.

Walker ha subido 14 puntos en un año (del 7 por ciento de 2014 al 21 por ciento de 2015). Y ha sido la segunda opción preferida, con el 19 por ciento. Si sumamos todos los votos recibidos como primera opción y como segunda opción, Paul ha ganado a Walker por solo 2 puntos (42 por ciento frente a 40 por ciento).

El gobernador de Wisconsin no se ha organizado para ganar el sondeo como Paul, ni siquiera como Jeb Bush. Su esfuerzo ha sido sobre todo personal, fundamentado en hablar con la gente en el backstage y dar decenas de entrevistas a radios y pequeños medios conservadores presentes en la cita; su discurso fue el jueves, pero ayer seguía allí concediendo entrevistas.

Walker puede reclamar una victoria moral. Sale de aquí con un importante capital electoral. Reúne en su persona el respeto del establishment republicano y el apoyo del movimiento conservador, dos categorías que en otros candidatos parecen incompatibles. Es la posición de salida soñada por cualquier candidato presidencial republicano. A partir de ahora, su objetivo tendrá que ser el convertirse en "el hombre que derrotó a un Bush." Eso le haría llegar - a él o a otro que lo consiga, si alguien lo consigue - con un potente argumento a unas elecciones generales, al igual que la etiqueta de "el hombre que derrotó a una Clinton" ayudó a incrementar el mito de Obama, otro candidato que contaba a la vez con la aceptación del establishment de su partido y con el amor de las bases.

En contra de Walker puede jugar el hecho de que ha empezado a subir demasiado pronto - Obama empezó a subir un mes antes de derrotar a Hillary en el caucus de Iowa.

Jeb Bush ha quedado en quinta posición. Quizás lo más importante para él es que ha superado a rivales directos como Marco Rubio y Chris Christie, aunque, a diferencia de ellos, Jeb sí ha invertido bastante dinero en competir en el sondeo de paja.

El equipo del ex gobernador de Florida se ha organizado para obtener un buen resultado, fletando autobuses para transportar a cientos de partidarios del barrio de Georgetown y de la calle K a los que les ha pagado las entradas.

"Correos electrónicos aportados a Slate muestran que los partidarios del ex gobernador de Florida están transportando simpatizantes desde el centro de Washington, DC. a la CPAC en el National Harbor, Maryland, y organizándose para darles entradas para todo el día," informaba el jueves Betty Woodruff en Slate. "Un confidente de Bush confirmó a Slate que el comité Right to Rise de Bush está ayudando a organizar el transporte."

Haciendo las veces de 'monitor' del grupo de votantes de Bush estuvo Fritz Brogan, un hombre que solía hacer de avanzadilla del Presidente George W. Bush en todos sus viajes.

Muchos pueden pensar que haber quedado por encima de Rubio y Christie habiendo metido a la gente en autobuses para que te voten, no tiene mérito. Pero tener el dinero, los medios, la voluntad y el plan para hacer eso cuando todavía ni siquiera eres candidato dice mucho sobre la seriedad de tu operación electoral, y eso es fundamental para ganar.

Lo más importante que Jeb Bush nos deja en este CPAC es que en su discurso demostró que se ha estado preparando a conciencia durante meses, si no años, y que realmente desea ganar. Hace solo unos meses yo pensaba que carecía de la ambición y el ardor que se requiere para enfrentarse al duro proceso de unas presidenciales. Pensaba que si lo hacía era casi por obligación y por presiones. Ahora no pienso así, creo que va a por todas.

Ted Cruz ha pasado del segundo al tercer puesto, aunque ha mantenido el porcentaje.

Ben Carson ha caído del tercer al cuarto puesto, pero ha mejorado el porcentaje (del 9 por ciento del año pasado al 11 por ciento de este año). Tiene mérito habiéndole tocado hablar a las ocho y media de la mañana del primer día. Cuenta con una base de partidarios muy leal.

Marco Rubio ha bajado del 6 por ciento al 4 por ciento. Scott Walker y Jeb Bush lo están tapando en parte. Lo que debe darle ánimo es que hace solo dos años estuvo a punto de derrotar a Rand Paul, como Walker hoy. Ha sabido apelar a las bases en el pasado.

Pero el gran descalabro lo ha protagonizado Chris Christie, a pesar de que estuvo muy bien en su entrevista con Laura Ingraham. Del 8 por ciento de 2014, ha caído al 3 por ciento. Y no es por el escándalo Bridgegate, que hace un año estaba en su punto más delicado. Es por la emersión de Scott Walker y Jeb Bush.

Rick Perry y Bobby Jindal no tienen base sobre la que asentarse ahora mismo. Dependen totalmente de que otros caigan para que los conservadores vuelvan a fijarse en ellos.

Mike Huckabee nunca lo ha hecho bien en la CPAC y este año ha estado ausente, así que su dato no tiene mayor importancia.

Uno de los grandes descubrimientos de esta edición de la CPAC es que hay inividuos, pocos pero los hay, dispuestos a estar en una cola esperando para votar a Lindsey Graham y George Pataki.

La gran mayoría de los participantes en el sondeo, patrocinado por The Washington Times y conducido por Polling Company, Inc., ha sido gente joven. El 47 por ciento jóvenes de entre 18 y 25 años y el 42 por ciento estudiantes.

La consulta ha incluido este año preguntas sobre asuntos como los programas de fisgoneo telefónico del gobierno, la legalización de la marihuana, el Common Core, el aborto y la inmigración.

Un resumen de los resultados: el 83 por ciento apoya revocar el Obamacare; el 77 por ciento está a favor de que el Congreso utilice su poder para no financiar la aplicación de la orden ejecutiva de Obama sobre inmigración; el 41 por ciento apoya la legalización de la marihuana para uso recreativo, el 26 por ciento la apoya solo para uso medicinal, y el 27 por ciento se opone a su legalización; el 74 por ciento está en contra del aborto y solo el 18 por ciento está a favor del aborto; el 58 por ciento no votaría en las primarias republicanas a un candidato que apoye el Common Core.

National Journal ha hecho un sondeo alternativo, nada científico, dicho sea de paso, con otras preguntas.

¿Cuál ha sido el mejor discurso de la CPAC? Empatan Rand Paul y Jeb Bush.

¿Quién es el mejor candidato para derrotar a Hillary Clinton? Gana Scott Walker.

¿Cuál será el asunto más importante en las elecciones de 2016? Ganan la economía y el empleo.